12 pasos hacia el camino rojo

Sarah Ferguson nos regaló un seminario conmovedor sobre su experiencia con la metodología de los 12 pasos para superar sus adicciones y dar un giro en su vida. Luego del seminario y pensando en su experiencia, me acordé de lo que mi amiga Rana me había dicho unas semanas atrás sobre Aikido, no todas las metodologías son para todas las personas. Creo que esa frase aplica a todo en general y también a lo presentado por Sarah, sin embargo es positivo la diversidad de terapias que están ahí esperando si tomamos la decisión de querer estar mejor, de querer sanar.

Años atrás personalmente era muy escéptica a todas estas alternativas, toda mi educación había sido tan secular y moderna que no creía en otra cosa que no fuera “científica”. Todo lo alternativo era para mi de desconfiar así como todo lo que tuviera conexión con lo religioso y lo espiritual.

En un momento fue mi turno también de querer sanar y estar mejor, aunque no precisamente de adicciones pero si por mucho dolor y traumas por situaciones de las que fui parte, por la historia de la que soy parte. En ese momento opté por una terapia gestaltica, fue un camino duro, de desenterrar muchas cosas, de darle nuevos significados a situaciones que habían pasado años atrás. Fueron tres años intensos donde aprendí mucho de mi misma, me conocí a fondo, cerré algunas heridas, hice algunos duelos, entendí muchas cosas de gente a mi alrededor y entendí que esos dolores dejan cicatrices, marcas, que se van a quedar ahí conmigo.

Sin embargo cuando creí que ya no tenía nada más que revisar de mi pasado o que analizar o tratar de sanar me encontré haciendo un “sweat lodge” y otra vez mis dolores y heridas del pasado se presentaron ahí para re-examinarlas. El sweat lodge es una especie de sauna natural,  parte de la cultura de los pueblos originarios de Norte América y Amércia Central a base de piedras que se calientan con fuego afuera del lodge y luego se meten a él formando un circulo en medio del espacio al rededor del cual los participantes ofrendan canciones, oraciones y hacen pedidos. En esta ceremonia cargada de rituales conducida por un maestro o Shaman se le pide a las piedras, que cargan con un conocimiento ancestral sus poderes su sabiduría para poder sanar.

temazcal mujeres

Ilustración de un sweat lodge

Ahí descubrir que el dolor y su sanación tiene forma de espiral que uno siempre puede dar una vuelta más y conocer y dar sentido un poco más a eso que paso antes y que ese proceso nunca está terminado, uno puede visitar su dolor y revisarlo y sanarlo nuevamente y siempre en ese proceso descubrir algo más, que nos haga crecer y ser más fuertes para enfrentarlo.

Hace un tiempo descubrí que el camino rojo, el camino del shamanismo es el que un hijo de desaparecidos durante la dictadura uruguaya había elegido también para ir un paso más allá y transformar su propio dolor. Aquí les dejo parte de una entrevista que se le hizo hace ya unos años en la televisión local.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s